celebrando santa Águeda.

Decía Ortega y Gasset en 1930: “la gracia del traje popular no está en su efectiva antigüedad, sino, precisamente, en la portentosa ilusión de vestutez ,más aún de sin edad, que el pueblo da a cuanto adopta, aunque sea de ayer”

A principios de febrero y en concreto el día cinco, se celebra Santa Agueda, fiesta celebrada en muchos lugares , destaca en la provincia de Segovia, Zamarramala, donde la mujer cobra un especial protagonismo, cuando temporal y simbólicamente asume el papel de Alcaldesa; luciendo sus mejores joyas y vestidos.

En el año 1975, año internacional de la mujer, el ministerio de turismo escoge la imagen de la Alcaldesa de Zamarramala para el cartel promocional, en el año 1966, se incluye la fiesta de Santa Agueda de Zamarramala en el calendario de Fiestas de Interés Turístico.

El traje de Alcaldesa se compone por una camisa de lino bordada en la pechera y puños, con motivos mudéjares, con lana negra, sobre ella un justillo de paño sin mangas y escotado para mostrar el adorno de la camisa y cerrado con unos ojetes por los cuales pasa un cordón.

Termina con un jubón abierto, de estilo dieciochesco, con haldetas al que se le llama jubona, corpiño o armilla, es en esta prenda donde la ornamentación toma mayor importancia.

El damasco o terciopelo brochado, tejidos bases bien guarnecidos; todos ellos se suelen bordar en tonos amarillos, verdes o rosados, aplicando galones, borlas o lazos decimonónicos, incluso botones de filigranas de plata, esto sería la parte superior de la prenda.

En la parte inferior tendríamos las faldas o sayas, manteos, refajos o basquiñas; en esta parte de la vestimenta los adornos predominan en color rojo con canutillos de color negro, completamos con la faltriquera y un delantal negro de terciopelo, unos zapatos del mismo color que llevan una hebilla de plata.

Se terminaría con el bastón de mando y la montera, pero eso lo veremos en la siguiente entrada, donde contaremos como en el año 1926, la Infanta Isabel de Borbón, fue declarada Alcadesa honoraria de Segovia.

JESUS DEL POZO

Jesús del pozo

El madrileño Jesús Del Pozo, nace en 1946, gran diseñador y luchador, abre su primera tienda de ropa en 1974, siendo de moda masculina, que era en un principio la moda que el realizaba.

En Paris, en 1976, presenta su primera colección de hombre, más tarde es curioso porque sería recordado por la moda de mujer.

Hasta 1980, no presentó su primera colección de mujer de Prêt-â-porter, en la Pasarela Cibeles de Madrid, a la Fashion Foundation de Tokio llega en 1989, y al año siguiente , en 1990 a la Cour Carrée del Louvre de Paris.

Cómo otros tantos diseñadores pasa al mundo del perfume, siendo en 1992, cuando crea su primera fragancia para mujer, Duende, a la que seguirían Quasar, Esencia de Duende, Halloween, y algunas más hasta el 2010 con Ambar.

Esto lo combina entre 1992 y 1994, con colecciones de joyas, lencería, y pañuelos. Fue uno de los primeros diseñadores que creo una colección de Prêt-â-porter de novia, la cual presenta en Barcelona en 1996.

En 1997, se lanza internacionalmente en Japón con la marca < J.D.P>. También recordaremos los uniformes del pabellón de España en la Expo 92. Pasa en esta etapa por el vestuario de teatro, ballet, y en grandes óperas.

Presidió la Asociación Española de la Moda de España hasta el 2000. de la cual, fue uno de los impulsores.

Hombre imparable, lanza su línea infantil, Jesús del Pozo Junior; contaba premios como son la Medalla de Oro al Merito de Bellas Artes, en 1988, y la Aguja de Oro en 1981, a la mejor colección internacional del año.

En cuanto a los colores era un gran maestro, siempre trabajando sobre ellos y huyendo de los colores primarios; volúmenes, texturas y colores, siempre iban de la mano en las prendas de Jesús del Pozo.

Ana Belén , musa de Jesús del Pozo

Esta es la trayectoria del diseñador, hasta su muerte en 2011.

cuando se ama la costura.

Una edición más y es la cuarta, nuevas ilusiones, nuevos sueños, y un grupo de personas de lo mas diferente, es bueno que un programa de televisión le de luz a todo este mundo de la moda, creación y costura.

No debemos de olvidar , que se trata de un concurso y que es televisión, donde el jurado tiene su papel y los concursantes el suyo.

De todos ellos seguro que nos gustan unas cosas y no nos gustarán otras, pero seguro que también aprederemos con ellos.

Debemos de disfrutar de todos los diseñadores que pasarán por el programa, de todos los escenarios que nos van a mostrar y de cada detalle que nos muestren.

Podremos ir opinando que nos parecen las pruebas, como las desarrollan y el resultado; y dejar volar la imaginación y pensar que haríamos nosotros en su lugar, con el tiempo que les dan, cosa que no me parece nada bien, porque pienso que eso lo que hace es restarle importancia a nuestro trabajo.

Creo que no es necesario deciros que estáis todos invitados a comentar la nueva edición de maestros de la costura.

Luchando por un sueño

Arrancamos de nuevo, después de un tiempo parados, comenzamos una nueva etapa, con la ilusión de siempre o incluso más; hoy cuando estaba conociendo a los concursantes de Maestros de la costura, pensaba, que todos llegan de lugares distintos, cada uno de una región distinta, y he recordado mis visitas al Museo del traje, donde podemos disfrutar de muchos de los trajes tradicionales de nuestro país.

Tantos como lugares mágicos, que tenemos en nuestras regiones, trajes cómo: el del hombre maragato, danzante de Valcarlos, pastor extremeño, traje de ama pasiega, traje de vistas de la Alberca, payesa ibicenca, traje de mujer de Ansó, peliqueiro de laza, traje del ramo de Lagartera, y muchísimos más.¿ Os animáis a acompañarme en un viaje por todos esos rincones de nuestro país?

En los próximos días empezaremos nuestro viaje, os espero y deseo que os guste.